Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

Composición del éxtasis en España

Composición del éxtasis en España
Noticias

2C-B, PMA y PMMA

En el anterior capítulo estuvimos viendo algunas características generales de la adulteración de las pastillas en el Estado Español. Estuvimos describiendo un par de adulterantes muy abundantes, la cafeína y la m-CPP. En concreto se detallaron algunas implicaciones importantes para la salud de las personas que las consumieran en lugar de MDMA.

Por Iván Fornís Espinosa

En este capítulo daremos cabida a tres adulterantes más de las pastillas. Esto no quieres decir que no existan más, claro que si, pero dedicamos este espacio a la 2C-B, ya que es una de las sustancias más abundantes, vendida como MDMA en pastilla, junto con las dos anteriores. Los otros dos adulterantes que presentaremos son la PMA y la PMMA, dos sustancias que no abundan por nuestras tierras, pero que son muy tóxicas y, sobre todo, en países de Europa, donde son más frecuentes, han estado relacionados con numerosos casos fatales.

2C-B (4-bromo-2,5-dimetoxifeniletilamina)

Este compuesto es una de las estrellas dentro del amplio compendio de sustancias psicoactivas que sintetizó por primera vez Alexander Shulgin. También es llamada “Nexus” y “pastillas triposas”, en España. En Latinoamérica se la suele denominar como “tucibi”.

La 2CB pertenece a una familia química de compuestos denominados feniletilaminas, parecidos estructuralmente a las anfetaminas.

Mescalina en polvo
Mescalina en polvo

Utilizando reactivo de marquis es fácil distinguir la 2C-B de la MDMA. La primera reacciona de color verde mientras que la segunda reacciona negro.

Produce unos efectos de tipo alucinógeno o psicodélico. Algunas referencias aseguran que sus efectos se encuentran entre la LSD y la MDMA, pero no iguales a los producidos por la mezcla de estas dos sustancias. Sus efectos psicodélicos no son tan intensos como los del LSD, y es algo menos estimulante y empatógena que la MDMA. A dosis bajas predominan los efectos estimulantes y de “buen rollo”, y los efectos psicodélicos se acrecientan a dosis más altas.

Los efectos tardan más en aparecer que los de la MDMA. Tras su ingesta, y dependiendo de si se tiene el estómago vacío o lleno, puede tardar en subir 1-2 horas y suelen durar entre 4 y 8 horas y, en total, suelen transcurrir unas 8-10 horas desde la ingesta hasta que se retorna al estado inicial, siempre dependiendo de la dosis y de la persona.

Al inicio de la experiencia puede darse una sensación de inquietud pasajera y un aumento de la energía en el cuerpo, así como la sensación de comenzar a percibir las cosas de distinta manera a la cotidiana. Posteriormente, se provoca una amplia variedad de efectos: dilatación de las pupilas, patrones visuales con ojos abiertos y cerrados, estimulación mental, nuevas formas de ver las cosas, sensación de perspicacia, cambios emocionales (buen humor o introspección), ansiedad y confusión.

Los principales efectos secundarios que se han descrito son: náuseas, nerviosismo, ansiedad, frío o calor, efectos visuales que provoquen confusión y, en general, los habituales que pueden provocar los alucinógenos.

Pastillas de éxtasis
Pastillas de éxtasis

Para dosificar esta sustancia se deben de tener en cuenta factores personales que pueden ser determinantes en la mayor o menor potencia de esta droga, como son: el peso, sensibilidad a la sustancia, el estado psíquico y físico, etc. Nosotros proponemos la siguiente dosificación orientativa:

  • Dosis habitual: entre 5 y 20 mg por vía oral
  • Dosis baja: hasta los 10 miligramos
  • Dosis moderada: desde los 10 a los 24 miligramos
  • Dosis alta: de 25 a 40 miligramos.

Bueno, pues esto es lo que te puedes encontrar cuando te comes una pastilla que lleva 2C-B, creyendo que es éxtasis. A grandes rasgos son unos efectos muy diferentes y esto implica unos riesgos con lo que es importante tener en cuenta algunos aspectos:

  1. Cada persona reacciona de forma diferente a esta sustancia (por ejemplo, 15 miligramos pueden ser poco notables para algunas personas o suponer una intensa experiencia para otras).
  2. Conviene tomar poco las primeras veces para asegurarse de que el efecto es el deseado antes de subir la dosis. Es importante esperar a que suba antes de tomar otra dosis. Puede llevar su tiempo y deben evitarse las prisas.
  3. En el rango de los 14 a 24 miligramos, una diferencia de 2 miligramos puede suponer un incremento importante en el efecto.
  4. Se recomienda no pasar de la dosis moderada, esto es, de 10 a 24 miligramos.
  5. A partir de los 40 miligramos el viaje puede provocar formas agudas de miedo en el consumidor aunque las constantes vitales siguen funcionando de modo satisfactorio. Es decir el mayor riesgo es el psicológico debido a la posibilidad de experimentar un “mal viaje”.
  6. En el caso de sufrir un “mal viaje” se debe de tranquilizar a la persona recordándole que, pasado un tiempo, el efecto remitirá. Retirarla hacia un lugar tranquilo y aireado. Hablarle de forma tranquila y sin titubeos, confortándola en la medida de lo posible. Tanto si la ansiedad se prolongase como si aparecieran ideas extrañas y delirantes, alucinaciones intensas, agresividad, etc., será necesario acudir a los servicios sanitarios.
  7. Se desaconseja el consumo esnifado de 2CB. No se conocen casos de muerte o reacciones graves por esta vía, pero sí con otras sustancias del mismo tipo (feniletilaminas 2C-X). En caso de optar por esta vía no sobrepasar la mitad de la dosis oral para cada uno de los intervalos propuestos más arriba.
  8. Conviene extremar la prudencia o no tomar nexus si: se padece cualquier enfermedad, se está en periodo de gestación o lactancia, se está tomando cualquier medicación, se padece de un trastorno psicológico o se está pasando por una mala racha. El consumo de esta sustancia es incompatible con una conducción segura de vehículos.
  9. Su consumo debe realizarse en contextos adecuados en los que la persona se encuentre cómoda y pueda experimentar libremente sus efectos.
  10. Es posible que el consumo continuado lleve a un aumento en la tolerancia y por tanto, a la necesidad de subir la dosis para conseguir los mismos efectos, con lo que también se aumentan los riesgos. Un consumo habitual podría provocar una gran disminución de los efectos positivos. Por este motivo se recomienda espaciar en el tiempo las ocasiones en que se consume.
  11. Se trata de una sustancia que ha aparecido de forma más o menos reciente en el mercado, pero su estatus legal es parecido que para otras drogas. Su consumo o tenencia en la vía pública está sancionado administrativamente y su venta considerada como un delito contra la salud pública.
Cápsulas con MDMA
Cápsulas con MDMA

¿Qué pasa cuando mezclamos 2C-B con otras sustancias psicoactivas?

2C-B + MDMA: Algunos consumidores combinan MDMA y 2CB. Esta mezcla tiene efectos sinérgicos, es decir, que los efectos de ambas sustancias no se superponen sino que se potencian. De este modo, se aumenta la estimulación y se potencian considerablemente los efectos psicodélicos de la 2CB. Existen algunas evidencias de una posible interacción entre la mezcla de 2CB y MDMA, que provoca que la primera se acumule en el organismo. Por todo ello, se aconseja reducir la dosis de ambas sustancias, teniendo presente que los efectos sinérgicos pueden provocar una experiencia más potente y por lo tanto, más difícil de manejar.

2C-B + alcohol: La combinación de 2cb con alcohol, al igual que ocurre con otros alucinógenos, puede enturbiar bastante la experiencia y hacer que ésta sea más confusa. Por ello es aconsejable moderar la mezcla de esas dos sustancias o evitarla.

2C-B + cannabis: El cannabis también potencia los efectos de esta sustancia y puede alargarlos en el tiempo.

2C-B + estimulantes: La mezcla con estimulantes del sistema nervioso central (cocaína, speed, etc.) amortigua los efectos psicodélicos aunque, como con otros alucinógenos, cabe la posibilidad de que no resulte agradable a algunas personas debido al corte brusco de los efectos o por la aparición de efectos secundarios desagradables: nerviosismo, taquicardia, paranoia.

PMA (parametoxianfetamina) y PMMA (parametoximetanfetamina)

Estas dos sustancias son dos clásicos adulterantes de las pastillas, que han provocado numerosas intoxicaciones fatales. Llevan apareciendo en el mercado negro desde los años 90 e intermitente han ido haciendo acto de presencia con consecuencias muy graves. En los análisis de pastillas que ha ido realizando Energy Control solo se han detectado 2 pastillas con PMA y otras dos con PMMA. En los análisis realizados por Ai laket! en Euskadi, solo se han detectado 2 pastillas con PMA. Quizás no sea un adulterante muy abundante en la Península pero durante este verano han ido apareciendo diversas noticias de muertes, en Europa, relacionadas con consumo de PMA y PMMA. Viendo esta tendencia no sería descabellado pensar que la presencia de estas dos sustancias pueda aumentar en España en los próximos meses.

Así como con la 2C-B el potencial de toxicidad, es relativamente bajo y es posible hacer una gestión de su consumo, la PMA y la PMMA tienen un potencial tóxico muy alto y es muy difícil realizar una gestión de su consumo ya que la dosis activa está muy cerca de la dosis fatal.

Pero veamos que características presentan estas dos sustancias.

PMA (parametoxianfetamina)

La podéis encontrar con multitud de sugerentes nombres: 4-metoxianfetamina, Death, Dr. Death, Chicken Powder, Chicken Yellow.

Fue sintetizada por nuestro querido Alexander Shulgin aunque no tuvo tanta predilección como por la 2C-B.

Es un potente estimulante con efectos psicodélicos. Se considera una sustancia «tóxica» y por tanto se recomienda no consumirla. Han habido diversas muertes asociadas a esta sustancia, en la mayoría de los casos debido a que fue vendida como MDMA (éxtasis).

Las formas de presentación más comunes son en comprimidos, polvo blanco cristalino y cápsulas.

La dosis mediana, oral, ronda los 60-80 miligramos. Los efectos comienzan al cabo de 1 hora, pueden durar hasta 8 horas con un intervalo de intensidad de unas 5 horas. Insistimos en que estas dosis está muy cerca de la dosis tóxica.

2,5-dimethoxy-4-ethyl
2,5-dimethoxy-4-ethyl

La PMA produce una fuerte estimulación y algunas alteraciones visuales. Es habitual que se produzcan náuseas y vómitos al inicio de la experiencia. El pulso se acelera y se incrementan la temperatura y la presión arterial. Puede aparecer inquietud, malestar, mareo y dificultades respiratorias.

La PMA es tan tóxica debido a que actúa, por un lado, como un potente inhibidor de la recaptación de serotonina y por otro es un potente inhibidor de la enzima MAO-A, enzima encargada de la eliminación de la serotonina. Este fenómeno implica que exista un exceso de serotonina y se desencadene un cuadro clínico denominado síndrome serotoninérgico que, entre otros efectos, produce una temperatura muy alta o hipertermia, acompañada de subida de la tensión arterial y otros efectos que pueden desembocar en la muerte de la persona consumidora.

La PMA está fiscalizada en España.

PMMA (parametoximetanfetamina)

Este compuesto mayoritariamente ha sido consumido por personas que creían estar tomando MDMA. Al igual que la PMA, no es recomendable consumirla porque la dosis activa está muy cerca de la dosis tóxica. Hay varias muertes relacionadas con esta sustancia.

Los efectos básicamente son estimulantes y empatógenos. La dosis activa está muy cerca de la dosis que provoca hipertermia, hiperactividad, etc. Hay muertes relacionadas con el consumo de comprimidos en los que aparecían mezclas de PMMA con PMA o PMMA con MDA, anfetamina, metanfetamina y efedrina y esto nos hace pensar que la mezcla de PMMA con otras sustancias estimulantes debe de incrementar su toxicidad.

Es una sustancia fiscalizada en España.

Como ya hemos dicho, la probabilidad de encontrar estas dos sustancias como adulterantes de las pastillas españolas es muy baja, pero no sabemos cuál será la evolución del mercado en un futuro. Por Europa la abundancia es mayor siendo posible que aumente su presencia aquí. Por lo que recomendamos que las personas que vayan a consumir una pastilla la lleven a analizar a alguno de los servicios de análisis que hay en el estado Español: Energy Control en Madrid, Antequera, Palma de Mallorca y Barcelona; Ai Laket! en Vitoria y Hegoak en Pamplona. En caso de no tener la oportunidad de analizar suele ser muy útil consultar los resultados publicados de los análisis de las pastillas. De esta manera se pueden comparar mediante el logo y el color y con alguna probabilidad deducir si es la pastilla que tenemos entre manos. En cualquier caso y ante una pastilla que desconocemos su composición no es recomendable consumirla entera. Es preferible comer un trozo y esperar 1-2 horas para ver qué efectos provoca.

De aquí a dos mesecitos seguiremos hablando de la adulteración del éxtasis, pero en este caso nos dedicaremos al cristal que presenta otro tipo de adulteración muy diferente a la del éxtasis en pastillas. Salud 🙂

Fuentes

  • 2C-B: http://energycontrol.org/infodrogas/2cb.html
  • 2CB-tucibi: http://alertatemprana.sistemasvirtuales.org/index.php/drogas-emergentes/7-fichas-toxicologicas/25-ficha-2cb-tucibi
  • PMA: http://energycontrol.org/analisis-de-sustancias/resultados/adulterantes/370-pma.html
  • PMMA: http://energycontrol.org/analisis-de-sustancias/resultados/adulterantes/371-pmma.html
  • PMA- Ai Laket!: http://www.ailaket.com/?s=PMA
  • Killer pills: myth or murder? Mixmag. http://www.mixmag.net/words/features/killer-pills-myth-or-murder
  • Tablas de composición de las pastillas: http://energycontrol.org/analisis-de-sustancias/resultados/tablas-de-pastillas.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.