Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

De cárcel a centro de cultivo: la historia del edificio que servirá de sede de la mayor empresa de cannabis de EE UU

De cárcel a centro de cultivo: la historia del edificio que servirá de sede de la mayor empresa de cannabis de EE UU
Noticias

Green Thumb Industries, de Ben Kovler, ha puesto en marcha un proyecto para construir una nueva y fastuosa instalación de cultivo para competir en el floreciente mercado de la marihuana

A unos 100 kilómetros al norte de Manhattan, en la falda de los montes Ramapo y pasando por unos cuantos pastos de vacas, se levantan los edificios de ladrillo rojo de la antigua prisión Mid-Orange de Warwick (Nueva York).

En 2011, el entonces gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, cerró la prisión. Ahora, una década más tarde, 40 acres de tierra de cultivo de la prisión se están transformando en el nuevo hogar de Green Thumb Industries (GTI), una de las mayores empresas de cannabis del país, y sus 150 millones de dólares en (129,5 millones de euros) cultivo e instalaciones de fabricación.

En 2023, el ‘campus del cannabis’ de GTI empezará a producir decenas de miles de kilos de marihuana, millones de gominolas con infusión de THC y cartuchos para vapear que llenarán las estanterías de sus dispensarios en todo el Empire State.

Ben Kovler, director general y fundador de GTI, con sede en Chicago, que cultiva y vende cannabis, comestibles, vaporizadores y otros productos a través de 14 estados, reportó 79,3 millones de dólares (68,4 millones de euros) en EBITDA ajustado en el segundo trimestre.

«No se nos escapa la ironía de construir una instalación de cannabis en los terrenos que albergaban una prisión federal», dice Kovler a un grupo de líderes sindicales y políticos a principios de septiembre. «Entendemos lo que pasó con la ‘Guerra contra las Drogas‘. Y estamos planeando darle la vuelta a eso. El cambio está realmente en el aire, el cambio está ocurriendo en el país, el cambio está ocurriendo aquí. Y somos capaces de pasar de un lugar en el que se encerraba a la gente por la marihuana a uno en el que vamos a emplear a la gente y a permitir que haya oportunidades, crear riqueza y un entorno económico positivo».

El cannabis resurge de sus cenizas

Esta parcela en particular ha sido testigo de más de un siglo de evolución de la opinión de Estados Unidos sobre las drogas y la delincuencia. En 1914, albergó la New York City Farm, uno de los primeros centros de tratamiento de la drogadicción y el alcoholismo dirigido por Charles Stokes, antiguo cirujano general de los Estados Unidos.

En la década de 1930, se convirtió en la New York State Training School for Boys, un reformatorio dedicado a rehabilitar a jóvenes con problemas. A finales de la década de 1970, la propiedad se había convertido en una prisión estatal. Cuando cerró hace una década, se perdieron casi 400 puestos de trabajo.

Pronto el cannabis resurgirá de sus cenizas en Warwick. Se calcula que el mercado legal de Nueva York, que prevé la apertura de dispensarios de uso para adultos en enero de 2023, registrará 3.800 millones de dólares (3.278,5 millones de euros) de ventas legales en 2025 y se convertirá en el segundo mercado más grande del país, después de California.

En un momento en el que Estados Unidos está poniendo fin a su prohibición del cannabis estado por estado –ahora hay 18 estados que permiten la venta para adultos, 36 han legalizado el uso médico y la industria de 20.000 millones de dólares (17.258,5 millones de euros) está preparada para convertirse en un monstruo de 100.000 millones de dólares (86.292,3 millones de euros) al final de la década–, las instalaciones de GTI son un importante símbolo de los tiempos cambiantes.

Objetivo: atraer empresas

Para Michael Sweeton, supervisor municipal de Warwick, la colocación de la primera piedra del ‘campus del cannabis’ de GTI –cuya primera fase será una instalación de cultivo de 60 millones de dólares (51.778,5 millones de euros) y 200.000 pies cuadrados– es la culminación de una década de trabajo. Sweeton luchó contra el cierre de la prisión porque era un importante anclaje económico en la ciudad agrícola. Perdió esa batalla, pero se puso a trabajar en una nueva visión: atraer a las empresas al extenso terreno de 700 acres.

Sweeton convenció al Estado para que vendiera el terreno a una corporación local de desarrollo sin ánimo de lucro, que él creó, y gracias a un préstamo de un empresario local, compró 150 acres por unos cuatro millones de dólares (3,45 millones de euros).

En 2018, la corporación comenzó a vender parcelas. Citiva, una filial de la empresa de cannabis iAnthus, con sede en Nueva York, compró ocho acres y medio por 526.000 dólares (454.082 euros) y un laboratorio de pruebas de cannabis y un fabricante de productos de CBD también han asentado pequeñas instalaciones en el terreno. En marzo, GTI compró su parcela de 38 acres por 2,8 millones de dólares (2,4 millones de euros) después de recibir millones en exenciones fiscales de la ciudad.

«Creo que es un éxito para nosotros», asegura Sweeton. «Somos una economía de comunidad agrícola: tenemos mucho turismo agrícola, muchas granjas activas, pero no tenemos mucho relacionado con el ámbito corporativo. Este es un mundo nuevo y valiente».

Incluso los funcionarios estatales de Albany están entusiasmados con las nuevas instalaciones de GTI, que está previsto que tengan el cannabis listo para los estantes de los dispensarios en 2023. El senador estatal Mike Martucci, un republicano que presentó el evento, dice que la asociación entre GTI y Warwick ha creado un futuro que describe como «ilimitado».

Promoviendo empleo

La construcción, que se desarrollará en tres fases, empleará a 100 trabajadores sindicales locales. Una vez completada, el campus contará con más de 150 trabajadores locales con salarios que oscilarán entre los 50.000 y los 100.000 dólares (entre los 43.164 y los 86.328 euros).

El campus de GTI será un modelo para todo el valle del Hudson, que Martucci espera que se convierta en un centro de comercio para la industria en expansión del estado.

«Nuestra tierra fértil, nuestra mano de obra cualificada y nuestra proximidad a la ciudad de Nueva York nos convierten en el Silicon Valley de la industria del cannabis«, afirma Martucci.

Pavan Naidu, asesor de la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, describió el emplazamiento de GTI como «un motor económico pionero para Warwick y sus comunidades circundantes».

Del mercado ilegal al legal

Kovler, que fundó GTI en 2014 con unos pocos socios inversores y lanzó la empresa con un dispensario en Mundelein (Illinois), es la primera persona de su familia en entrar en el mercado del cannabis del país. Pero transformar un negocio de ilegal a legal está en su sangre.

Tras la derogación de la Ley Seca a principios de la década de 1930, Harry Blum, bisabuelo de Kovler, se convirtió en presidente de Jim Beam Distilling Co. El empresario y su padre invirtieron en el fabricante de whisky para revivir la marca estadounidense.

Blum dirigió la empresa hasta que su yerno, Everett Kovler, se convirtió en presidente en 1959 y la familia vendió la empresa a American Tobacco Co. por una suma no revelada a finales de la década de los 60.

La riqueza del whisky convirtió a los Kovler en parte de la élite de Chicago. El nombre de su familia puede encontrarse en las paredes del zoológico de la ciudad, en los museos y en la biblioteca. La oficina de la familia de Ben Kovler tiene vistas a Chicago desde uno de los edificios más altos de la ciudad, el John Hancock Center de la avenida Michigan. Y su padre, Jonathan Kovler, fue propietario de una participación minoritaria en los Chicago Bulls en la década de 1970 y dirigió el equipo durante 13 años.

Dueño de las primeras Nike Air Jordan

Una noche de 1985, el joven Ben estaba sentado junto a Darryl Dawkins cuando un prometedor novato del equipo de su padre, Michael Jordan, se estrelló contra él. Al final del partido, Jordan le dio a Kovler sus zapatillas, uno de los primeros pares de las Nike Air Jordan. Durante un tiempo, las zapatillas de la talla 12,5 sirvieron de tope de puerta en la habitación de Kovler.

«Conocí la actitud ganadora, su ética de trabajo», dice Kovler sobre Jordan. «Ver al mejor jugador, el primero en los entrenamientos, el más duro en el trabajo. No se va hasta que gana».

En 2013, casi una década antes de que Kovler expandiera su empresa de cannabis con 3.300 empleados a un pequeño pueblo del valle del Hudson (Nueva York), trabajaba para su oficina familiar gestionando sus inversiones y dirigiendo una organización sin ánimo de lucro que él mismo fundó.

Dos años después de que Illinois legalizara la marihuana medicinal en 2013, Kovler y un pequeño equipo consiguieron una licencia, recaudaron 20 millones de dólares (17,3 millones de euros) y se pusieron a trabajar en la construcción de GTI.

El padre de Kovler se mostraba escéptico ante la nueva empresa, pero Ben pudo convencerle de que su familia había hecho algo así en generaciones anteriores. «Le dije: ‘Ya lo hemos hecho antes, hagámoslo de nuevo», recuerda Kovler.

Poco después de esa conversación, su padre llamó a su viejo amigo, el legendario multimillonario de fondos de cobertura Leon Cooperman, para que invirtiera en la compañía fundada por su hijo.

Cooperman, que ahora tiene 78 años y un valor de 2.500 millones de dólares, quedó totalmente impresionado con la visión de Kovler y puso cuatro millones de dólares (3,45 millones de euros). Desde que se retiró en 2018, invierte el dinero de su familia, alrededor del 2% del cual está en GTI. También ha invertido en otras acciones de cannabis como Trulieve y Ceres, la SPAC que está sacando a bolsa la empresa de cannabis del multimillonario Beau Wrigley. «No estoy apostando el rancho», dice Cooperman. Desde entonces ha puesto más dinero en GTI y dice que su rendimiento se ha multiplicado por ocho.

Negocio diversificado

Al igual que su abuelo hizo con Jim Beam, Kovler se centra en construir la cartera de marcas de GTI. En la actualidad, incluye Rythm, que vende flores de cannabis; Beboe, una empresa de vaporizadores de cannabis que el New York Times calificó en su día como la «Hermès de la marihuana»; Incredibles, que fabrica chocolate con infusión de THC y otros comestibles, y Dogwalkers, que vende porros preenrollados.

Emily Paxhia, cofundadora y socia gerente del fondo de cannabis Poseidon Asset Management, invirtió en GTI en 2016. Ahora señala las cifras: GTI aumentó sus ingresos durante el primer semestre de 2021 en un 87,3%, hasta los 416,3 millones de dólares (359,55 millones de euros) y registró su sexto segundo trimestre consecutivo de flujo de caja positivo. Sin embargo, puntualiza que cuando invirtieron, la empresa era todavía una startup joven. Paxhia creyó en el equipo porque vio algo que reconoció en Kovler y su director financiero, Anthony Georgiadis.

«Pienso en ellos como los [Warren] Buffett y [Charles] Munger de nuestro espacio, están muy centrados en los fundamentos del negocio», dice. «En comparación con los otros grupos que salían a bolsa de forma sensacionalista, GTI era como el gigante silencioso en segundo plano que sacaba beneficios, creaba valor para los accionistas y era prudente».

Vivien Azer, analista y directora general de Cowen, cree que es el momento adecuado para la gran inversión de GTI en Nueva York. Aunque el mercado médico del estado es minúsculo –produjo 150 millones de dólares (129,5 millones de euros) de ingresos el año pasado–, en su transición hacia el uso por parte de los adultos, se está produciendo una oleada de demanda por parte de los consumidores. Azer calcula que, cuando el mercado neoyorquino madure, alcanzará los 5.000 millones de dólares (4319,9 millones de euros) en ventas, y las 10 empresas que actualmente están en el mercado se apresuran a aumentar su capacidad de cultivo.

Fuente Forbes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.