Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

El sexo del cannabis

El sexo del cannabis
Noticias
Me llaman Xaviné y soy de las tierras catalanas y quería saber algo que debe ser complicado, qué es aquello del sexo de las plantas de cannabis. Porque unos dicen de ser hermafrodita, pero he leído libros que dicen justo al revés, y claro no sabe uno ya que será lo cierto y ya es por la curiosidad. ¿Sabrán ustedes de ello? Gracias desde L’Ampurdá.

 Hola Xaviné:

Pues a ver si te podemos aclarar alguna cosilla sin entrar en demasiadas profundidades técnicas. Hasta hace relativamente poco tiempo se pensaba que el cannabis era un planta dioica pura, es decir, que cada sexo se manifiesta por separado en cada pie. Siempre ha sido conocida la tendencia de esta especie vegetal a mostrar flores del sexo contrario ante determinadas situaciones de estrés, sobre todo flores macho en las hembras. Estas manifestaciones se denominaban como “hermafroditismo” o bien “cannabis monoico”.

Sin embargo hoy conocemos que la producción de etileno por parte de la planta es responsable en gran medida de estos procesos dentro de su sistema hormonal que, en definitiva, es quien define el tipo de órgano sexual que producirá la planta en un momento determinado. Cuando seleccionamos un determinado macho o hembra para cruzar, uno de los factores sino el mas importante, sobre todo si estamos trabajando con técnicas de reversión de sexo para la obtención de semillas feminizadas, es la resistencia a mostrar flores del sexo contrario, esto es, machos o hembras “puros”.

De hecho, en la crianza y mejora de variedades de cannabis narcótico, éste debería ser el carácter a fijar por excelencia, pues una sola hembra que produzca unas cuantas flores macho puede malograr toda una cosecha de “sinsemilla”.

Desde hace tiempo está en el candelero la cuestión de la determinación del sexo en el cannabis. Estando clasificada como dioíca y alógama, los individuos de la población deberían mostrar su sexo (masculino y femenino) en “pies” o plantas diferentes. Sin embargo, todos los cannabicultores con mínima experiencia han sufrido en sus carnes la presencia del temido pólen macho en una u otra ocasión, tanto plantas de semillas más o menos “caseras” como de otras que cuestan decenas de euros. Lo cierto es que aparentemente, y según pasa el tiempo, se va asumiendo como “normal” que aparezca alguna flor macho sobre todo al final de la floración en forma de “platanito”, justificándolo con la “programación” base del cannabis que es su supervivencia y por tanto, como un último intento de reproducirse ante la ausencia de plantas macho a su alrededor.

Por estas y otras cuestiones, diversos equipos de investigación se han preocupado de intentar descubrir elementos claramente diferenciadores en el cáñamo que identifiquen sin lugar a dudas ni ambigüedades a los machos o hembras de la especie. Vamos pues a extraer los datos más interesantes de diferentes estudios reconocidos sobre el tema.

El cannabis se considera actualmente como una especie vegetal con uno de los mas complicados mecanismos conocidos para la determinación del sexo. Su composición química es muy compleja e incluye la presencia de flavonoides, ácidos grasos, derivados de nitratos, fenoles y otros compuestos.

Su aroma y sabor proviene de agentes volátiles que conforman aceites esenciales a partir de distintos terpenos, de los cuales los monoterpenos representan entre un 50% y un 92%, mientras que los sesquiterpenos se encuentran entre un 48% y un 52%. También se han encontrado en las raíces compuestos como la epifriedelinolina, el sitosterol o el dihidrocarbonato. Por supuesto, las semillas también contienen diferentes aceites, como todos los órganos de la planta; sin embargo, es en las flores donde se encuentra un mayor contenido en aceites esenciales.

Los ácidos grasos que se encuentran en las semillas o frutos son de máximo interés por su uso tanto a nivel nutricional como farmacéutico. Sin embargo, existen diferencias entre la semilla y el fruto, apreciables en la capa más externa.

A pesar de que no existen estudios sistemáticos sobre la síntesis de flavonoides en el cannabis en general, si que se pueden encontrarse algunas incursiones en el campo del cáñamo industrial en relación con estos compuestos, pero los resultados son contradictorios y tienen un valor limitado, quizá a causa del uso de distintos métodos analíticos o a que se analizaron diferentes órganos de plantas con distintas procedencias.

La únicas sustancias específicas que produce el cáñamo son los denominados “cannabinoides”, e incluyen mas de 70 tipos diferentes, aunque sólo tres se utilizan para determinar el quimiotipo de un individuo determinado, el Delta 9-THC o tetrahidrocannabinol, el CBD o cannabidiol y el CBN o cannabinol, relacionando los porcentajes entre si.

A pesar de que el cannabis es una especie dioica, su domesticación para sus usos industriales ha provocado que se mezclen infinidad de fenotipos, siendo los mas frecuentes los que expresan formas monoicas que se clasifican por categorías dependiendo de la relación entre flores macho y hebra en una escala de 5 puntos.

Tiene una constitución genética muy compleja y su sistema de transmisión hereditaria también lo es, lo que explica tanto su dioicismo como la amplitud se su variabilidad fenotípica, el polimorfismo y una gran plasticidad biológica considerándose la herencia sexual en el cannabis como uno de los mecanismos más complicados entre las plantas dioicas, como decíamos más arriba.

Al día de hoy no hemos podido encontrar ningún estudio consistente sobre las diferencias entre los fenotipos relacionados con la expresión sexual a nivel morfológico, fisiológico o bioquímico, salvo algunos datos dispersos. Por ejemplo, se han encontrado que los niveles del pH celular varían dependiendo del sexo.

Así pues, si bien en el cannabis existen marcadores cromosomáticos X e Y, estos determinan el sexo predominante en un individuo concreto, pero no excluyen la posibilidad de formar flores del sexo “minoritario” en caso de ser necesario para su reproducción, como por ejemplo ante situaciones de estrés continuado, sobremaduración de plantas en cultivos de “sinsemilla”, y en general cuanto más “asilvestrada” sea la variedad.

En estos casos es más que posible que aparezcan algunas o muchas flores (sobre todo “platanitos” en las hembras) al final de la floración. Esperamos que hayas podido entender un poco mejor como funciona el sexo cannábico según las últimas investigaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.