Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

¿Puede acabar el cannabis con las muertes por opiáceos?

¿Puede acabar el cannabis con las muertes por opiáceos?
Noticias

Un nuevo estudio de Balázs Kovács de Yale y Greta Hsu de la Universidad de California utiliza nuevos datos para descubrir una asociación llamativa: cuantos más dispensarios de cannabis legales hay en un condado, menos sobredosis de opioides. Una vez legalizado, ¿el cannabis desplaza parcialmente los opioides entre los consumidores de drogas?

Durante dos décadas, la crisis de los opioides se ha acelerado en Estados Unidos. Entre 1999 y 2010, las muertes por sobredosis relacionadas con los opioides crecieron un 9,1% anual, y entre 2010 y 2018, en aproximadamente un 12% anual. Entre junio de 2019 y mayo de 2020, la tasa de muertes por sobredosis creció un 18%.

En números crudos, eso se traduce en aproximadamente 47.000 muertes por sobredosis en 2018, o cinco personas cada hora.

Con esta epidemia en expansión, Balázs Kovács, profesor asociado de comportamiento organizacional en Yale SOM y Greta Hsu de la Universidad de California estaban examinando cuestiones de posicionamiento estratégico a través del estudio de dispensarios de cannabis, y se preguntaron si los datos que habían recopilado podrían arrojar luz sobre la forma en que interactúan las muertes por opiáceos y el cannabis legal.

“No soy un experto en opioides, pero lo que parece muy claro es que la acción de elegir un medicamento no es independiente de otros medicamentos”, dice Kovács. “Los sustitutos como el alcohol o el cannabis podrían afectar la forma en que las personas consumen otras drogas”.

Kovács y Hsu no fueron los primeros en hacer esta conexión. Desde 1996, cuando California se convirtió en el primer estado del país en legalizar la marihuana medicinal, los investigadores se han preguntado cómo una ley de este tipo podría afectar el consumo de otras drogas. Hoy en día, la pregunta tiene una pertinencia particular dado que casi la mitad de los 50 estados han legalizado el cannabis recreativo o medicinal.Los investigadores se han preguntado si la legalización del cannabis a nivel estatal influye en el problema de las sobredosis de opioides.

Pero, como señala Kovács, la aprobación de las leyes estatales proporciona una lente bastante gruesa: una vez que el cannabis se legaliza, todavía toma mucho tiempo para que los dispensarios obtengan permisos, abran escaparates y desarrollen una base de clientes. Años después de la legalización, muchas áreas en un estado determinado todavía no tienen dispensarios presentes; muchos nunca tendrán uno.

Para agudizar la imagen, Kovács y Hsu utilizaron datos que describen el número de dispensarios que han tenido una presencia comercial sostenida en un condado determinado. “Ir a un nivel local como este nos permitió producir un análisis mucho más preciso”, dice Kovács.

Al examinar los dispensarios médicos y recreativos en 812 condados de 23 estados y Washington D.C., encontraron que un aumento de un dispensario disponible a dos está asociado con una reducción del 17% en las muertes por sobredosis relacionadas con opioides; un aumento de dos a tres se asocia con una reducción adicional del 8,5%. Estas cifras varían ligeramente dependiendo de si hay cannabis medicinal o recreativo disponible y del tipo de muerte relacionada con los opioides. (Las muertes por fentanilo, por ejemplo, disminuyen más bruscamente en los condados con uno o más dispensarios.) Pero el resultado general plantea una perspectiva intrigante.

Kovács se apresura a reconocer que estos resultados, publicados en el British Medical Journal, no proporcionan pruebas causales: la legalización del cannabis y el establecimiento de dispensarios no necesariamente causan menos muertes por opioides. Pero ve al menos tres posibles explicaciones para la correlación que valen la pena investigar más. En primer lugar, cuando el cannabis es legal y está disponible, algunas personas pueden optar por comprarlo y usarlo en lugar de opioides. En segundo lugar, las personas que han comenzado a usar opioides pueden “destetarse” de su adicción con el cannabis legal. Y en tercer lugar, el cannabis legal, a través de la regulación, es más seguro que el producto ilícito.

Kovács espera que los responsables políticos empiecen a considerar conjuntamente lo que, al principio, puede parecer una preocupación dispar: la epidemia de opioides y el cannabis legalizado. “Hay beneficios obvios para tener el control estatal de ciertas cosas”, dice. “Incluso cuando estamos hablando de drogas, el estado tiene que pensar si prohibirlas, permitirlas o controlarlas, y hay efectos secundarios importantes con todas estas decisiones”.

Puede leer el estudio aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.